Moda y Patrimonio. Cristóbal

PRÓXIMA EXPOSICIÓN

Moda y Patrimonio mantienen un diálogo paradójico que contrapone lo efímero y lo permanente. 

Una conversación que, sin embargo, confluye en Cristóbal Balenciaga.

Desde la puesta en marcha de la serie curatorial "Moda y Patrimonio" en el año 2018, coincidiendo con el año Europeo del Patrimonio, el Museo se ha propuesto reflexionar con ella sobre la forma en que la obra de Balenciaga pasa de ser Moda a ser Patrimonio, confluyendo con la biografía del creador, mostrando su evolución, su contribución a la historia de la moda y el proceso de patrimonialización de su legado.

La serie se ha concibido de manera acumulativa, integrando y asimilando las investigaciones previas y actuales, articulando un discurso cronológico común y proponiendo en cada exposición un foco de atención diferente y una museografía que se edita y revisa para adaptarla a cada propuesta.  Este planteamiento absolutamente innovador es fruto de la colaboración del Museo con la prestigiosa creadora de exposiciones Judith Clark, especializada en museología experimental y co-directora del Center for Fashion Curation del London College of Fashion.

La tercera entrega que se abre este año, bajo el título “Cristóbal”, pondrá el foco en el propio Cristóbal Balenciaga y en la huella que como persona ha dejado tras de sí a través de diversos objetos que le pertenecieron y que han sido recogidos en las colecciones del Museo. Junto a las piezas de indumentaria expuestas, se mostrarán objetos personales de Cristóbal Balenciaga que nos ayuden a hacer presente la faceta más íntima del modista. Herramientas de trabajo, objetos personales, cartas y correspondencia privada, o prendas de vestir que nos hablan de su persona: sus gustos, sus apegos, su cotidianeidad…

La exposición muestra por tanto la obra de Balenciaga en evolución, y a la vez, nos permite imaginar con la presencia de sus objetos al propio Cristóbal. En palabras de Igor Uria, comisario de la muestra y director de colecciones del Museo: “No pretendemos realizar una semblanza, sino una evocación del hombre que siempre se mantuvo en la sombra, detrás de la cortina, refugiado en los talleres, en la ejecución de las ideas, en el silencio de la creación – y tal vez preguntarnos por qué esos objetos concretos han llegado hasta nosotros, y qué es lo que nos cuentan de él-”.