Cristóbal Balenciaga. Moda y Patrimonio

Próxima exposición 

El Museo permanecerá cerrado desde el 29 de enero hasta el 24 de marzo por cambio expositivo. Sentimos las molestias. 

Este año 2018 —año Europeo del Patrimonio—, se cumplen 50 años del retiro del Maestro de la Alta Costura en
 1968. Una oportunidad para reflexionar sobre el valor patrimonial de la obra de Cristóbal Balenciaga a partir del cierre de sus salones, del cese de la actividad en sus talleres en París, Madrid, Barcelona y San Sebastián.

Este es el punto de partida de la exposición Cristóbal Balenciaga, moda y patrimonio, cuando las creaciones de Balenciaga dejan de transitar las calles y salones, para poblar los Archivos, las galerías y los museos. Dejan de servir para embellecer cuerpos para ser admirados por sí mismos como bellos. Abandonan las portadas de las revistas de Moda y se mudan a las de Arte y pierden su pátina de exclusivo uso para hacerse accesibles a todos los públicos en todos los ámbitos sociales.

En este diálogo de Moda y Patrimonio queremos recorrer ambos caminos, tomado ese año 1968 como confluencia de ambos. Uno nos lleva desde esa fecha hasta hoy,
para desvelar al público ese sendero de consolidación patrimonial íntimamente ligado a nuestra razón de ser como museo, y el otro, se inicia en 1917 —fecha de la apertura del primer atelier de Balenciaga en San Sebastián— hasta el cierre de sus casas, para entender desde sus inicios la progresión, evolución y revolución creativa de Balenciaga.

Una conversación que el museo emprende con Judith Clark, reconocida comisaria y directora del Fashion Curation Center de la University of the Arts de Londres. El discurso expositivo y la selección de piezas que lo acompañan, así como
 la conceptualización espacial y su diseño son fruto de
la colaboración entre el equipo del Museo Cristobal Balenciaga y la comisaria británica.

La exposición ocupará 900 m2 del museo a partir del 24 de marzo de 2018 hasta el 27 de enero de 2019, y contará con 80 piezas de indumentaria y otros recursos como documentación, imágenes, objetos, patrones, bocetos o tejidos. La tecnología también estará presente facilitando la interactividad a través de digitalizaciones que nos permiten observar el detalle de una pieza, su visión en 360 grados, infografías sobre su construcción técnica, o una app que propondrá diversos recorridos temáticos.

La exposición se basa en las colecciones del museo, con el apoyo imprescindible de Archives Balenciaga, Paris (Balenciaga sa, grupo kering).