Valores

Revolucionó el mundo de la moda y estos
son algunos de los principios que marcaron su legado

•Excelencia: La perfección en sus creaciones era su máxima. En esta perpetua búsqueda de la excelencia, Balenciaga se fijó como referente, y desde muy joven, el trabajo de los más reputados creadores del mundo que, unido a su inquebrantable capacidad de trabajo y superación, le llevó a crear modelos de calidad insuperable.

•Creatividad: La genialidad, sensibilidad y profunda capacidad creadora de Balenciaga constituyeron importantes pilares de su actividad profesional. El modisto supo optimizar sus virtudes innatas mediante la búsqueda de inspiración que encontró en manifestaciones artísticas y sartoriales de épocas pasadas o culturas lejanas.

•Rigor: El rigor y la precisión constituyeron características fundamentales del trabajo y la personalidad de Cristóbal Balenciaga. El modisto huyó siempre de la frivolidad y la ligereza (a los que habitualmente recurrían otros modistos con el fin de cautivar a su público) y fue escrupulosamente minucioso a la hora de construir sus creaciones. Fue por ello que llegó a dominar la técnica de la costura como nadie, lo que le proporcionó una poderosa herramienta a la hora de concebir sorprendentes modelos.

•Innovación: Balenciaga no sólo mereció el título de “El Maestro” por la perfección de sus creaciones o por su dominio de la técnica, sino también por su capacidad de adelantarse a su tiempo y de introducir innovaciones que no sólo mejoraban lo ya conocido sino que, en ocasiones, rompían con lo establecido. Revolucionó el mundo de la moda con la presentación de una nueva y arriesgada silueta para la mujer, al tiempo que desarrolló nuevos tejidos que le permitieron llevar a cabo algunas de sus creaciones más arriesgadas y conceptuales.

•Elegancia: Cristóbal Balenciaga siempre se guió por un profundo sentido de la elegancia, no sólo en el vestir sino también en la vida. Su concepto de la elegancia estaba estrechamente ligado al de sobriedad, entendiendo como tal la pureza que resulta de la eliminación del adorno superfluo. Las líneas sencillas y las formas puras de sus creaciones constituyen el pilar sobre el que se asienta su atemporalidad.

•Honestidad: Balenciaga destacó por su honestidad no sólo en la relación con aquellos que le rodeaban sino también consigo mismo. Sus creaciones fueron siempre fiel reflejo y resultado de su arduo trabajo y esfuerzo personal y nunca buscó atajos para hallar el éxito. Las colecciones que presentaba cada temporada hablaban por sí mismas y no necesitaban de forzadas interpretaciones ni rebuscadas escenificaciones. Balenciaga se mostraba ante los demás tal y como era, a pesar de que algunos siempre vieron motivos interesados en su discreción.