Cristóbal Balenciaga

"Un modisto debe ser arquitecto para los planos, escultor para las formas, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo en el sentido de la medida” CB.

Cristóbal Balenciaga Eizaguirre nace en la villa de Getaria (País Vasco, España) el 21 de enero de 1895, en el seno de una familia trabajadora. El padre, pescador, murió cuando Balenciaga tenía 11 años. La madre, figura referente para Balenciaga, era costurera y trabajaba para la familia de los Marqueses de Casa-Torres.

Desde muy joven estuvo en contacto, por tanto, con el oficio de su madre y la elegancia y buen gusto de la marquesa, que contribuyó a alentar su talento y se convertiría en una de sus primeras clientas. En 1907 ya aparece empadronado en la ciudad de San Sebastián donde comienza a aprender el oficio de sastre trabajando en diversos establecimientos con conexiones con la moda parisina. En esa época, la ciudad vivía un momento floreciente en cuanto a la actividad económica terciaria, impulsado por la presencia estacional de la corte en verano y el fenómeno turístico en la Costa Vasca.

Con 22 años de edad Cristóbal Balenciaga emprende su primer negocio, inscribiéndose en el libro de matrícula industrial, dentro del epígrafe de Modista, y con la cuota fiscal correspondiente a la categoría más alta, como C.Balenciaga, en la Calle Vergara nº 2.En el plazo de un año modifica societariamente esta inscripción para dar entrada, a nuevos socios, las hermanas Lizaso, en una sociedad limitada con vigencia temporal de seis años, creando Balenciaga y Cía y manteniendo la misma dirección del negocio.

Pasado este tiempo, en 1924, la asociación se disuelve y en su lugar, se da de alta Cristóbal Balenciaga trasladando sus operaciones a la avenida nº 2. En este año, ya trabajan en su negocio 71 trabajadores (68 mujeres y 3 hombres). En marzo de 1927 crea Martina Robes et Manteaux en la Calle Oquendo 10, 1 piso (Martina era el nombre de su madre), como segunda marca en una estrategia de diversificación, que en octubre traspasa a un nuevo nombre EISA Costura (de nuevo un nombre relacionado con el apellido de su madre, Eizaguirre).

La primera empresa,Cristóbal Balenciaga, permanece abierta ininterrumpidamente hasta 1937, fecha de su traslado a París. La segunda, EISA Costura, se diversifica geográficamente a Madrid (1933) y Barcelona (1935) bajo el nombre de EISA BE y en San Sebastián permanece, en Avenida nº 2.

Pero es sin duda su etapa parisina la que le consagra como uno de los diseñadores más influyentes de la historia. Empujado por la guerra civil española, Balenciaga se traslada a París e instala sus salones en el nº 10 de la Avenida George V. Esta decisión le dota no solo del acceso a los más importantes proveedores de tejidos y a los mayores especialistas en los oficios relacionados con la Alta Costura, sino que le pone en contacto con una clientela cosmopolita de gran relevancia social, económica y cultural y en el punto de mira de los medios de comunicación internacionales.

El éxito le acompaña desde la presentación de su primera colección en 1937 y sus creaciones, basadas en la comodidad, la pureza de líneas, la reinterpretación de la tradición española y el desarrollo de volúmenes innovadores, marcarán la moda de las décadas centrales del siglo XX, hasta el año 68, cuando la Alta Costura empieza a perder peso en favor del prêt-à-porte, momento en el que Balenciaga decide retirarse.

Su precisión, manejo de la técnica y perfeccionismo le reportaron la admiración de sus colegas y contemporáneos como Christian Dior que lo denominaba “el maestro de todos nosotros”, Hubert de Givenchy que se refería a él como “el arquitecto de la Alta Costura” o Coco Chanel, que lo calificaba como “el único auténtico couturier”.

Pero es su capacidad innovadora, en sutil y constante evolución, su conocimiento de los tejidos, su sentido de la proporción y la medida, y su visión e interpretación del cuerpo femenino lo que lo han consagrado como uno de los más influyentes diseñadores de todos los tiempos.

En su evolución creativa, Balenciaga investiga, experimenta, introduce y perfecciona diferentes líneas que alteran la silueta femenina imperante alejándose de los cánones sociocultares del momento e, introduciendo gradualmente mayores grados de abstracción. Focalizándose en la espalda, desdibujando la cintura, generando volúmenes y simplificando los cortes.

Así introdujo la línea “tonneau” (1947), el look “semi-entallado” de 1951, las faldas “globo” de 1953, la túnica de 1955, el vestido “saco” de 1957 o el vestido ”baby-doll” de 1958, avanzando hacia un minimalismo formal que caracteriza sus creaciones de la década siguiente.

Bibliografía

  • Metropolitan Museum of Art, The World of Balenciaga, Nueva York, 1973.
  • Palacio de Bellas Artes de Madrid, El mundo de Balenciaga, Madrid, 1974.
  • Musée Historique des Tissus, Homage à Balenciaga, Lyon, 1985.
  • Fondation de la Mode, Cristóbal Balenciaga, Tokio, 1987.
  • Getariako Udala eta Donostiako Udala, Homenaje Internacional a Cristóbal Balenciaga, Donostia-San Sebastián, 1987.
  • National Gallery of Victoria, Balenciaga: Masterpieces of Fashion Design, Melbourne, 1992.
  • Mona Bismarck Foundation, Mona Bismarck, Cristóbal Balenciaga, Cecil Beaton, París, 1994.
  • Marie-Andrée Jouve - Jacqueline Demornex, Balenciaga, Editions du Regard, 1998.
  • Museo Nacional de Escultura, Cristóbal Balenciaga, Valladolid, 2000.
  • Kutxaespacio del Arte, Paristik Donostiara. Balenciaga, Donostia-San Sebastián, 2001.
  • Instituto Valenciano de Arte Moderno, Carta de amor a Cristóbal Balenciaga, Valencia, 2001.
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa, Cristóbal Balenciaga y la marquesa de Llanzol, Getaria, 2004.
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa, Balenciaga: El lujo de la sobriedad, Getaria, 2006.
  • Mona Bismarck Foundation, Mona Bismarck, Cristóbal Balenciaga: Perfection Partagée, París, 2006.
  • Musée des Arts Décoratifs, Balenciaga París, París, 2006.
  • Meadows Museum, Texas: Balenciaga and his Legacy, New Haven, 2006.
  • Château de Haroué, Cristobal Balenciaga, Philippe Venet, Hubert Givenchy au château des princes de Beauvau Craon, París, Flammarion, 2010.
  • Queen Sophia Spanish Institute, Balenciaga: Spanish Master, Nueva York, Rizzoli/Skira, 2010.
  • De Young Fine Arts Museum of San Francisco, Balenciaga and Spain, Rizzoli/Skira, 2011.
  • Miren Arzalluz, Cristóbal Balenciaga, The Making of a Master (1895-1936), Diputación Foral de Gipuzkoa, Editorial Nerea, 2010. 
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa - Editorial Nerea, Balenciaga, 2011. 
  • Olivier Saillard, Cristóbal Balenciaga: Collectionneur de mode, París Musées, 2012. 
  • Mary Blume, The Master of Us All: Balenciaga, his workrooms, his world, Farrar Straus & Giroud Ed., USA, 2013
  • Susan Irvine, Balenciaga, VOGUE ON Designers, 2013. 
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa, Balenciaga a través del encaje, 2016. 
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa, Carbón y Terciopelo: Miradas de Ortiz Echagüe y Balenciaga sobre el traje popular, 2016. 
  • Lesley Ellis Miller, Balenciaga, Shaping Fashion, V&A Publishing, 2017. 
  • Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa, Rachel L. Mellon Collection, 2017.